martes, 30 de julio de 2013

En busca de un sueño, una realidad.

Vago por el mundo buscando algo más que sonrisas,
algo con lo que mantenernos con vida,
algo más que mentiras,
algo más que torturas pintadas de alegrías.

Viajo en busca de felicidad,
de carcajadas llenas de piedad,
disipadas por la vida,
disipadas por el tiempo de un camino sin salida.

Siento que cada vez hay más escasez,
escasez de sensatez,
de sinceridad,
de solidaridad.

Falta de sentimientos,
de fundamentos,
de respeto,
de tolerancia,
de incredulidad.

Formamos parte de un mundo sin rumbo,
de un destino sin final,
de una historia sin argumento,
de un camino de dificultad.

Quieres huir del mundo,
sin darte cuenta de que el mundo pretende huir de ti.
Pretendes esconder la ira, el dolor,
la impotencia, pero solo eres capaz de fingir.

De fingir algo que no es cierto, una sonrisa,
de esconder una realidad, lágrimas,
y de camuflar tu dolor en un océano de dudas.

En un océano de temor,
lleno de problemáticas,
llevadas a cabo por el paso del tiempo.

Que a su vez intenta sucumbir a la vida,
a la esperanza, a la ilusión.
Pretende robarte eso que tanto quisiste,
eso que tanto esperaste, felicidad.

Somos esclavos de las agujas del reloj,
viajamos por el tiempo en busca de recuerdos,
en busca de momentos que revivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario