lunes, 2 de septiembre de 2013

¿Una lucha perdida, o quizá una lucha que ganar?

No se trata de jugar,
de apostar,
o de remplazar.

Sino de saber apostar,
de saber valorar,
de saber apreciar.

De saber diferenciar el mal y el bien,
de saber distinguir la vida de la muerte,
vivir de morir,
de saber que no todo es blanco o negro,
que también es gris.

¿Sabes? No hay nada que pueda paralizarte.
Pero no debes permitir que te paren,
Debes mantenerte firme,
ser fuerte.

Tú eliges si parar,
si seguir,
si rendirte,
si luchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario