sábado, 2 de noviembre de 2013

Libro: Vacíos sin fondo que llevan a caminos sin rumbo. Capítulo 1.


Querida yo del pasado,

querría decirte tantísimas cosas, que no sabría ni por dónde empezar. Es cierto que cada principio conlleva su final, y sé que ese no fue el mío, ni lo será, sé que mi final aún está por llegar. Pero, quizá debería hacerte saber muchas cosas que gracias a ti aprendí, que gracias a ti, supe aprender a afrontar mejor. Que gracias a ti, conseguí ser quien soy, ser feliz, y no avergonzarme en absoluto de ser así. Gracias por haberme hecho comprender tantas cosas a las que nunca encontré respuesta. Gracias sobretodo, por no hacerlo, por no desaparecer.

Me gusta que de vez en cuando reaparezcas en mi mundo y en mi nueva vida para recordarme que ya nada es como antes, que nunca volveré a dejar que nadie me rompa. Porque con el tiempo, aprendí a recomponer mis trozos de manera que por muchas veces que se despeguen, siempre podrán volver a juntarse. Es cierto que nunca lograrán encajar de la misma forma, y con la misma facilidad, cada vez costará más juntar esos trocitos tan diminutos y a la vez inmensos en la totalidad de todos los sentimientos que llegamos a sentir en aquel entonces. Pero puedo asegurarte, que por muchas veces que se separen, siempre lograré volverlos a juntar, tarde el tiempo que tarde, y cueste lo que me cueste.

Antentamente,

yo.

2 comentarios:

  1. ¡Está genial! Sigue con más capítulos, yo ya estoy intrigada. Y por cierto, el título es muy bueno ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? Pues entonces no lo cambiaré. Muchas gracias por decirme qué te parece, me gusta tener diferentes opiniones. Y tranquila, en cuanto pueda, escribiré más. :)

      Eliminar