domingo, 2 de febrero de 2014

El dolor no cesa, solo se transforma.

Y podremos huir,
y podremos querer,
caer,
morir,
e incluso vivir,
si más no,
el dolor,
no cesa,
solo se transforma,
como la energía,
que oscurece,
que se apaga,
pero que nunca cesa,
siempre sigue,
iluminando,
tu vida,
tus pasos,
tus latidos,
dando vida,
a lo hasta entonces muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario