martes, 11 de febrero de 2014

Esta es una batalla que no podemos perder.

Esta imagen habla por sí sola. La verdadera injusticia, es dejar que se sigan cometiendo injusticias que estamos viendo día a día con nuestros propios ojos. ¿Que qué podemos hacer nosotros? Pues luchar, no rendirnos. 

De alguna manera, si muchos no podemos ir a manifestarnos, y ni siquiera ya nadie puede aunque lo sigan haciendo por culpa de la Ley Mordaza que les ata las manos y nos priva de este derecho; todos, todos y cada uno de nosotros podemos poner de nuestra parte firmando peticiones de campañas contra verdaderas injusticias, o podemos intentar corregir pequeños errores que cometimos en un pasado. Además del mero hecho de que como personas y seres humanos que somos, por suerte, aún quedamos algunos con corazón, con escrúpulos y con un mínimo sentido común. 

El caso es que, no podemos callarnos. Ahora más que nunca no podemos perder la esperanza. Es cierto que no podemos hacer mucho, pero si algo podemos hacer, es ayudar en las cosas que sabemos que sí podemos servir de ayuda. Somos humanos, sí, pero no super héroes. 

Así que o nos ayudamos entre nosotros dejando a un lado las diferencias, o me temo que dentro de un par de meses, un año o dos, o incluso antes, acabaremos todos, absolutamente todos, en la miseria. Tanto emocional, personal, como económica y entre otras. 

Atentamente, 

Queily.
Dejemos de hacernos los ciegos y los sordos, y empecemos a cerciorarnos de que o movemos ficha, o dentro de menos tiempo del que esperamos, ya no habrá ficha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario