viernes, 25 de julio de 2014

Novela. Capítulo 10.

Hacía apenas unos días que había llegado a casa, y bueno, todo seguía igual. Aunque llevaba unas semanas, incluso estando ahí, que no recibía ningún mensaje ni ninguna llamada de nadie. En ese momento lo agradecí, lo reconozco. Pero ahora daría lo que fuera por quedar con mis amigos, les echo tanto de menos... 
Me fui demasiado precipitadamente, y ni siquiera me despedí como dios manda, digamos que ni siquiera pude darles un abrazo. Pero supongo que ya es tarde para lamentarse, así que a aguantarse.

Ya que no me despedí, al menos sí debería darles una sorpresa, y ir a verles, o al menos hablar con ellos u así. Después de todo, se lo merecen. Así que marco el teléfono de Susanna, y mientras comunica, espero a oír su voz después de tanto tiempo.

-¿Diga?...
-¡Susanna! Soy yo, Queily. ¡Cuánto tiempo! 
-¡Queily! Yo ya te daba por perdida. ¿Dónde te habías metido? 
-Jajajaja, digamos que he estado perdida. Bueno, de hecho, aún lo estoy, pero al menos tengo las cosas más claras, y estoy algo mejor. 
-Es bueno saberlo. En cuanto me veas me tienes que dar un abrazo de esos que dejan sin respiración, eh. Bueno, creo que tendré que dártelo yo, ya sabemos las dos que tú no eres muy cariñosa que digamos-aunque no la vea, sé que me ha echado una de esas miradas asesinas, así que me limito a asentir.
-Claro, hombre. Solo faltaría, jajajaja-digo mientras se me escapa una sonrisa.
-Más te vale-dice riendo.
-Y bueno, ¿qué hay de ti? ¿Alguna noticia respecto a Eloy?
-Sí... De hecho, si me hubieras hecho más caso-noto cómo me lanza otra de sus miradas-sabrías que... Estamos saliendo-termina de decir, mientras se sonroja. Sí, puedo notarlo, no me miréis mal. (Mirada asesina)
-¡Oh! ¡Pero eso es estupendo! Me alegro muchísimo por vosotros, de verdad. Os lo merecéis.
-Jajajaja, gracias, en serio-consigue decir mientras se le escapa una enorme sonrisa.
-Y bueno. ¿Podemos quedar? Tienes que contarme muchas cosas, eh-dijo pícara.
-Jajajajaja, tranquila. Sabrás todos los detalles.
-Uy, tampoco hace falta tanto, hombre jajajaja. Con saber cómo os va, me basta. A ver si me vas a provocar un exceso de azúcar. 
-Buh, no creo. Aunque con lo dulce que es él, quién sabe-dice sonrojándose.
-Entonces, ¿a las cuatro?
-Mmh..vale, me parece bien. Nos vemos-dice ella entusiasmada antes de colgar.
-¡Hasta luego!-digo dejando escapar una sonrisa.

Novela. Capítulo 9.

Llevaba unos meses fuera, ya sabéis, vacaciones. En uno de esos lugares en los que cualquier detalle te parece increíble, cualquier paisaje, día, objeto, característica, te reconforta. Había pasado las vacaciones en una especie de casita de madera. En mi país favorito. En el lugar del mundo en el que más he deseado estar en toda mi vida. Ese recóndito espacio que logra absorber toda tu ira, que logra tranquilizarte con tan solo contemplar sus hermosos paisajes y alrededores; Canadá. 

Necesitaba alejarme de semejante presión y recuerdos, y la mejor manera para entender qué sucede en tu mundo interior, es alejándote de tu mundo exterior, ya sea literalmente, como hice, o interiormente. Realmente estos meses me han venido muy bien, para darme y dedicarme tiempo a mí misma. Para entender qué sucedió, para entender qué deseo hacer en esta vida, qué me gustaría hacer, etc. 

Y como es normal, he llegado a muchas conclusiones. Y una de ellas, es que sigo perdida. Por muy lejos que te vayas, hay cosas que jamás se separan de ti, que siguen dentro de ti, carcomiendo tu mente. 
Pero y qué decir. Después de cada bache parece que nos debilitemos más, pero lo único que conseguimos, es volvernos todavía más fuertes. Más humanos, de hecho, ya que, somos tan inútiles que por muchas veces que caigamos, nos volvemos a levantar. Aunque realmente es algo muy admirable, por qué negarlo. 

Después de estar durante días y días, incluso semanas o quizá hasta más tiempo, dándole vueltas al asunto, llegué a la conclusión de que soy más que idiota. No por confiar en Andy, sino porque ni siquiera he dado señales de vida en todo este tiempo, y la verdad, ni siquiera hablé con Susanna de ello, ni tampoco con Eloy. Tampoco contesté a los mensajes, llamadas y entre otras cosas de Andy. Incluso llegó a enviarme alguna carta. Fui tan ingenua. No me dí cuenta de que realmente ni siquiera dejé que se explicara. Pero hay que reconocer que yo no estaba en mi mejor momento, y él vino a apuñalarme en el peor momento. Sea como sea, no me siento culpable de mi reacción, ni siquiera de nada de lo que hice. 
 
Ya tuve bastante con ese chico..y luego lo de Andy. Y mi malestar anterior ya estaba suficientemente mal antes de que aparecieran en mi vida los chicos. Simplemente quizá necesito ir despacio esta vez. Al fin y al cabo, aún le quiero. Y se me hace imposible no hacerlo. Por mucho daño que me hiciera, tan malo no puede ser, al fin y al cabo. Y si lo es, yo misma seré quien ponga muros y barreras entre nosotros. Pero dudo que sea el caso. Solo quiero darle una oportunidad. Una sola. Y no más. 

Pasó todo tan tan rápido, que ni siquiera puedo culparle por ello. Eso sí, siento una especie de odio hacia él, por hacer lo que hizo, claro. Por mucho que quiera, hay cosas que no se olvidan ni en años. Y esa es una de las cosas que no creo que olvide nunca. Por muy tontería que pueda parecer, sus palabras fueron como cuchillos, y ni mil perdones bastan. Si de verdad me quiere, va a tener que demostrármelo. Ya basta de palabrerías, de gestos cariñosos y demás. Quiero ver de lo que es capaz. Y ahora que vuelven las clases, es el momento perfecto para arreglar las cosas con él.

Mañana regresaré a mi casa, de nuevo; así que será mejor que descanse. 


Al cabo de un rato, antes de quedarme dormida, consigo susurrar:

hasta pronto, Andy.

viernes, 18 de julio de 2014

Por el bien de todos: Intentemos ayudar, por poco que podamos

Hola, esta vez es una de esas pocas en las que me dirijo a vosotros no para compartir con vosotros opiniones, sentimientos, emociones, etc. Como suelo hacer con mis poemas, mis textos, etc. Sino que, esta vez, me dirijo hacia vosotros para pediros ayuda. Supongo que sabréis qué es lo que está ocurriendo entre Israel y Palestina, y sino, mirar las noticias, leer El País o algún otro periódico que suela informar de las cosas que suceden en el mundo, hora tras hora, día tras día.

Por favor, aunque no os suela pedir cosas, me gustaría que si alguien de verdad tiene un poco de corazón, firme esta petición. Para intentar acabar con la injusticia de una vez por todas que está dándose en Gaza. Cualquier ser vivo que ve las noticias, debe de haberse quedado atónito. Yo al menos lo he hecho. Que un niño vea morir a su padre, a su familia, que niñas tengas que casarse con hombres que luego las violarán, y seguramente las mates, con una enorme diferencia de edad.

¿De verdad? ¿De verdad nos vamos a quedar una vez más de brazos cruzados? Ojalá yo pudiera manifestarme por ellos como están haciendo algunos de los pocos que quedan con dos dedos de frente, y sobre todo corazón. Yo iría, pero mis padres no me dejan, así que hago todo lo posible por ayudar a estas causas y campañas humanitarias que se crean a través de internet, de ONG'S, o así. Como Avaaz y Change, que han servido de GRAN ayuda a muchísima gente, a miles de personas, realmente.

Si de verdad queréis estar al tanto de lo que sucede en este maldito mundo, si de verdad tenéis un poco de corazón, y un poco de cerebro, intentad pensar en lo que está pasando. En cómo sería que VOSOTROS tuvierais que pasar por todo ese infierno. Sí, infierno porque a tales torturas no se les puede llamar de otra forma.

Por favor, si os digo todo esto, es para que os deis cuenta de que dar RT a fotos de grandes problemas y conflictos como esos, NO CONSIGUEN CASI NADA. CONSIGUES MUCHÍSIMO MÁS FIRMANDO PARA CAMPAÑAS COMO ESTAS:
https://secure.avaaz.org/en/israel_palestine_this_is_how_it_ends_loc/?tXpcpdb

Y de verdad, y de todo corazón, me haríais un gran favor a mí y a TODOS esos millones de personas que lo están pasando mal, que están acabando con su dignidad, con sus vidas, con TODO lo que habían conseguido hasta ahora. POR FAVOR, FIRMAD. Es un jodido momento. No cuesta nada poner tu e-mail y darle a firmar la petición, de verdad. Es un momento. Y os lo digo, porque yo esto lo he hecho muchas veces: OS SENTIRÉIS MUCHO MEJOR, aunque sea un poco. ¿Por qué? Pues porque por muchas torturas e injusticias que hayan en el mundo, siempre tenemos que estar ahí para HACER LO QUE HAGA FALTA PARA AYUDAR Y AGRUPARNOS EN MULTITUD PARA SER MUCHO MÁS FUERTES Y LOGRAR ACABAR POCO A POCO CON ESAS TORTURAS. Aunque sea con una firma. Puede parecer que no sirve de nada, pero no es cierto. Muchas veces se han logrado muchas cosas gracias a campañas como estas que han recopilado millones de firmas. Y si de verdad veis las noticias aunque sea solo de vez en cuando, seguro que alguna vez habéis escuchado hablar sobre firmas y demás, y sobre Change o Avaaz.

Eso es todo. Ojalá esto haya servido para concienciar un poco a alguien, de verdad, ojalá.
Porque lo que más falta hace ahora en este mundo es una sola cosa:

SENTIDO COMÚN Y HUMILDAD.

Eso es todo.

Atentamente, 

Queily.

jueves, 17 de julio de 2014

Hay miles de cosas que me han hecho abrir los ojos y ver la "luz". Pero ahora mismo solo se me ocurre esta: No dejar que la manera en cómo te sientes, te aleje de QUIÉN eres en realidad, de tus seres queridos, y sobre todo, de ti misma/o. Y sobre todo no hay que dejar que NADA, absolutamente NADA, te destruya para siempre. Si algo te duele, cae, llora, grita, desahógate. Pero luego es tu deber, y el algo que nos debemos a nosotros mismos, sobre todo los que hemos sufrido durante muchísimo tiempo, y aún seguimos haciéndolo más de la cuenta. Pero..si no fuéramos fuertes, realmente ya nos abríamos rendido. Aunque NADIE merece llamarse ni considerarse fuerte si NUNCA ha intentado nada. Si NUNCA ha luchado por nada hasta llegar al punto de destruir TODO lo que tiene, por darle lo mejor a otra persona. Si nunca ha llegado a destruirse a sí mismo para salvar a otro, siendo completamente irracional, y no dándose cuenta de lo siguiente: NADIE PUEDE SALVARTE SI ESE ALGUIEN NO ERES TÚ. NADIE PUEDE SALVARTE SI TÚ NO LE DEJAS. NADIE VA A SALVARTE SI TÚ NO QUIERES HACERLO. DEBES SER TÚ QUIEN QUIERA SALVARSE. DEBES SER TÚ QUIEN LUCHE PARA CONSEGUIRLO. DEBES SER TÚ QUIEN NO SE RINDA. Y entonces, entonces TÚ SERÁS LA SALVACIÓN DE ALGUIEN. Porque te habrás vuelto TAN Y TAN FUERTE, que serás capaz de IMPULSAR a otros que estaban tan perdidos como tú, A QUE SE SALVEN A SÍ MISMOS. Y recordad: NO HAY QUE LUCHAR CONTRA NOSOTROS. SINO CON NOSOTROS MISMOS.
Oh, despiadadas almas del olvido, dejad de arrastrarme hacia el vacío. Dejad de desgarrar mi alma, derramando así todo rastro de vida. Ilustradme hacia el camino de la libertad. Oh, poderosa alma que me aterra y me protege, deja de llorar, y empieza a vivir.

.

Abismales recuerdos, que encarcelan mi mente, garras de acero, que atan mis manos, que recubren mi cuerpo, que atrapan mi mundo. Quisiera decir tantas cosas... Pero esta soga ahoga mi cuello, dejando caer mis palabras al vacío, rompiendo y despedazando cada verso pronunciando, y estrujando los versos no dichos, a la nada.

Voy notando cómo me voy rompiendo, notando mis recuerdos caer en el olvido, mi sangre pasar a ser un hechizo, el cual dejó de existir, en el momento en que dejé de caminar, y me desplomé en el suelo.

lunes, 14 de julio de 2014

Rastros de escritura

Inconstante

Inconstantes púlpitos,
llevándome a agonizar.

Escabrosas palabras,
ataduras de cristal,
promesas de hierro,
versos de desolación.

Y tan solo una palabra,
entre tantas otras,
que por un segundo,
me deja sin huella,
sin púlpito,
sin respiración:
silencio.


Destello de ilusiones
Cuán lastimosas palabras recorren nuestros cuerpos, aturdidos por el ruido de la muchedumbre, dejando entrever sus más hipócritas máscaras, ocultando así su ser más oscuro.

Oscuros cielos que nublan nuestras mentes, interminables caminos que cabalgan por nuestros miedos. Constantes púlpitos de valor, de temor, de arrepentimiento, de lucha, suplicios, lágrimas, gritos, y tan solo es visible a los ojos esa inconstante lluvia de estrellas, cayendo desde lo más alto de su torre, derramándose por tus mejillas.

Rozando la maldad de un rostro sin cara, o de una cara sin rostro. Descubriendo así un mundo lleno de interminables habladurías, de largas historias, de incansables recuerdos y momentos, ilustrando tu camino, y dejándote llevar, hasta ese horizonte sin rumbo alguno.


Fractura irreparable

Ruinas humanas,
destrozos latentes,
púlpitos de acero,
pasos inconstantes.

Orillas perdidas,
castillos volantes,
ardidas garras,
desvaneciéndose,
en el horizonte,
de una nada,
silenciosa hasta la muerte.