jueves, 17 de julio de 2014

Oh, despiadadas almas del olvido, dejad de arrastrarme hacia el vacío. Dejad de desgarrar mi alma, derramando así todo rastro de vida. Ilustradme hacia el camino de la libertad. Oh, poderosa alma que me aterra y me protege, deja de llorar, y empieza a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario