sábado, 2 de agosto de 2014

Rostros desdibujados...

Rostros desdibujados por la maldad de esos seres sin escrúpulos, 
acortándoles su poca libertad. 

Bolas de cristal hundidas en lágrimas invisibles, 
metales de hierro con forma de curva, 
dejándose ver, tras la horrorosa realidad que esconde este mundo. 

Pesadillas escondidas tras sonrisas de hierro, 
que con tan solo tocarlas, se vuelven de cristal. 

Ojos lastimosos, rojos, hundidos en la miseria, 
en la más profunda oscuridad, 
dejando entrever un mundo tras sus apagados colores, 
cayéndose al vacío. 

Ataduras hechas de palabras, 
de códigos y de cerrojos 
y candados sin llave alguna. 

Atándonos las manos, 
ahorcando nuestras gargantas, 
acotando nuestras vidas, 
hasta volvernos polvo. 
Sacudido por el viento...tan fuerte y firme... 

Incendios 
que acaban con todo rastro de vida en nuestro interior, 
fuegos imposibles de apagar, 
tan solo puedes apaciguarlos por un rato, 
pero ningún extintor sirve, 
ninguna palabra, 
ningún gesto, 
porque ese fuego, 
ha sido creado del dolor, 
el cual, 
es indestructible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario