jueves, 20 de noviembre de 2014

...

Cenizas marcadas en tu piel, 
por la inocencia y maldad de esa oscura alma, 
hundida en la miseria, 
en la nebladura de un corazón sin sombra, 
de un aroma sin olor, de un alma sin sustento, 
de una sonrisa sin curvas, de una daga perforando tus sentidos, 
asfixiando tu ser, pudriéndose en tu interior, 
abasteciendo todo rastro de vida, 
y devolviéndote al sueño que es la vida, 
a la pesadilla que creas o destruyes, 
a la pérdida de la conciencia, 
los sentimientos, 
la razón, la emoción, 
o al reto de la lucha, 
de la valentía, 
de la fuerza, 
de la superación. 

Levántate, 
desgarra esas sombras oscuras irrumpiendo en tu ser, 
inunda tus sentidos en esa antigua forma denominada corazón, 
con-razón; 
usa la razón, 
y salvarás tu corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario