sábado, 29 de noviembre de 2014

Clavijas en mi corazón,
penumbras a mi alrededor,
agujas en la posesión,
de un alma rota,
desangrada,
destrozada,
frustrada,
agonizando,
con la vista al suelo,
los ojos como bolas de cristal,
tan frágiles,
tan opacos,
tan oscuros,
tan carcomidos,
por las penurias,
que corroen sus venas,
hasta su más lastimosos fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario