miércoles, 30 de diciembre de 2015

Martirio decadente...

Ven aquí conmigo
y recuérdame que sé sentir,
que sé querer.

Recuérdame que esa sonrisa no murió.
Hazme retroceder en el tiempo, 
y hazme sentir y anhelas los pecados que se esconden tras tu caparazón.

Quiéreme, cuídame, o lárgate...

Las pesadillas piden e invocan tu presencia. 
Quiero que arropes mi corazón,
que lo beses, 
y me hagas olvidar...

Ahórcame a palabras, 
o a besos.

Golpea mi alma,
o dame la mano
y aprendamos juntes,
sanémonos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario