jueves, 25 de febrero de 2016

Versos para ti II

Te quiero, cielo mío,
mi alma se resquebraja al pensarte,
como quien siente el ardor 
y el corte del viento 
y la nieve en su piel,
y tácite,
suspira...

Llueve,
y te recuerdo,
junto a los espejos y cristales de mi alma,
que unísonos, me recuerdan tu marcha,
hueca, como mi alma, so muerta, como mi corazón;
que ya no late, ya solo suspira,
y desea que esta vez salga bien,
y él esté conmigo, besándome las heridas y los silencios,
que dejaste tras huir en silencio...

Desnudas mi ser, y arropas mi libertad.
Humedeces mis sueños y empapas mi piel,
la empapas de placer, de deseo y curiosidad.

No te vayas, no te vayas,
cielo mío, no te vayas hoy,
y quédate conmigo,
hazme saborear la esencia de u corazón,
déjame saborearte, a ti,
a tu aroma,
y a tu decadencia robándome los ojos,
y llenándolas de miradas,
dulces como el tacto de tu voz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario