jueves, 25 de febrero de 2016

Versos para ti III

Tocas mi paladar, y lo deshaces,
con tu mirada triste y hueca, de fuego,
completamente abismal.

Tus labios son mi pecado más hábil,
sin duda el más deseado.

Los trajes son tu mayor pincel,
y el deseo, el éxtasis, la locura y la paz,
tu mayor retrato.

Eres como una paloma ennegrecida por la oscuridad;
pero dulce, y tierno.
Asombrosamente deseoso y atractivo,
me atraes a ti como la oscuridad,
que conquista mi corazón y lo empapela.

Endulzas mis labios, de hielo,
resecos,
y en su interior,
quemados, ardientes y devastadoramente mortales, pero deseosos de ti, cielo mío.

Quiero que vueles, y poder verlo, poder observarte, 
anhelarte y saborearte
y apreciarte desde la lejanía.

Cúbreme, que yo cubriré tu corazón de besos,
mágicos y abrumadores como tu mente,
que incansables,
no cesan, y perduran en mí, hasta el resto de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario